Influencers en la moda, ¿intromisión o evolución del sector?

Ayer y hoy en la moda

Lejos quedaron ya aquellos años en los que el mundo de la moda era un sector hermético e impenetrable, del que solo formaban parte aquellos que cumplían determinado canon estético o que habían logrado hacerse un hueco como profesionales.

Diseñadores, modelos, estilistas, maquilladores, fotógrafos, periodistas,… formaban y forman parte del exclusivo elenco que el resto de la humanidad nos sentíamos a años luz de poder conquistar.

Pero hoy, a 2017, la realidad es muy diferente. El escenario se plantea distinto e invadido por nuevos actores, que han revolucionado la naturaleza tradicional de la moda. En definitiva, la industria ha dejado atrás el hermetismo y les ha abierto la puerta a ellos: los influencers, que parece que llegaron para revolucionar el sector y pasar a formar parte de él.

Kendall Jenner y Gigi Hadid en el Victoria’s Secret Fashion Show de 2015

Cambio de rumbo

Sin duda, el auge de los Social Media empujó a los potenciales influencers a la palestra, donde hoy podemos decir que se mueven como pez en el agua. Y es que según datos del informe Moda por un tubo, elaborado por PwC, cada semana algo más de 1 millón de usuarios interactúa en España a través de plataformas sociales (principalmente en Instagram, seguida por Youtube) y se realizan 3,8 millones de búsquedas en Google sobre marcas de moda.

En este sentido, en el mismo informe PwC asegura que el problema es que existe una desconexión entre aquello de lo que hablan las marcas y aquello de lo que hablan los consumidores en RRSS. Y he ahí el quid de la cuestión: esa fue y es la necesidad que vinieron a cubrir los influencers, que conforman ya un canal intermedio entre consumidores y marcas.

Y es que en definitiva se trata de personas con las que los consumidores se sienten identificados y eso es precisamente lo que les fortalece y les aporta credibilidad. Las marcas quieren saber lo que quiere la gente y han encontrado la forma. De ahí que cada día estén destinando más recursos para incluir el Influencer Marketing en su estrategia.

¿Qué está pasando?

Este cambio de rumbo ha derivado en el surgimiento de nuevos nombres que ponen su rostro para algunas de las campañas más importantes del sector de la moda. Nombres que acumulan cientos de miles de seguidores y que en ocasiones han llegado a reemplazar a modelos y celebrities en proyectos que, hasta ahora,  estaban exclusivamente reservados para ellos.

El caso más cercano en el tiempo se dio hace un par de semanas en el desfile masculino de Dolce & Gabbana en la Fashion Week de Milán y bajo el hashtag #DGmillenials. ¿Que qué tuvo de especial? Su casting estaba compuesto casi íntegramente por influencers del mundo de Instagram, Youtube, etc. Pelayo Diaz, Cameron Dallas o Sergio Carvajal fueron algunos de los afortunados que pisaron fuerte en la pasarela de la capital del Duomo.

Pero los ejemplos no se quedan en Italia, sino que empiezan a formar una larga lista: Chiara Ferragni como embajadora de la española Pronovias, Alexis Ren desfilando para Rosa Clarà en Barcelona o protagonizando junto a su expareja Jay Alvarrez una campaña para Pull&Bear; o Kendall Jenner y Gigi Hadid abriendo y cerrando pasarelas de todo el mundo.

Jay Alvarrez y Alexis Ren en su campaña para Pull&Bear en el verano de 2015

Detractores

Pero los influencers no solo se han hecho con portadas y protagonismo en campañas, sino que, además, cada temporada ocupan más espacio en los front row de las pasarelas y en muchos casos han sustituido a periodistas de moda al ser considerados como prescriptores en revistas o desde grandes firmas.

Todo esto ha hecho que surjan algunos detractores dentro del propio sector, que restan valor a las actividades de los influencers y afirman que alrededor de la moda está creciendo un ‘fashion circus’. Hasta el punto de que hasta la propia revista Vogue llegó a arremeter contra las influencers en una de sus publicaciones.

No obstante, la opinión más generalizada actualmente es la que defiende que hay funciones muy diferentes entre cada una de las profesiones. Y es que en el caso de las campañas, por ejemplo, todo depende de los objetivos que tenga la marca. Si busca construir pura imagen quizá se decantará por un modelo o celebrity, mientras que si el objetivo es alcanzar la máxima visibilidad y difusión la campaña la protagonizará un influencer. Y esto se puede aplicar a cada una de las acciones que desarrolle una marca.

Hacia la especialización

En definitiva, lo que está claro es que el sector se dirige y necesita dirigirse hacia la profesionalización, y que cada día más las marcas buscan la especialización de los influencers a la hora de contar con ellos. Especialización y tiempo para que se terminen de asentar en la industria y no haya quien lo considere una intromisión, sino una evolución del sector, que se enriquece con la aparición de nuevos actores, que están más cerca que nadie del consumidor final.

Chiara Ferragni para la colección de Pronovias 2015

 

Published by Influencity

El mayor buscador de influencers del mundo que conecta #influencers con #marcas para realizar campañas exitosas de marketing de influencers. Rápido, eficaz, sencillo. ¡Únete ahora!